La Iglesia
 
    

    La iglesia de San Francesco d'Assisi a Ripa Grande en Trastevere es la primera iglesia franciscana de Roma, es el Santuario franciscano de Roma, el único monasterio donde permaneció St. Francisco, y del que se conserva la celda.

    La fachada de la iglesia (arquitecto Mattia de Rossi, 1682) es de estilo barroco, simples y a dos ordenes, con pilastras dóricas que dividen la planta baja en cinco compartimentos, mientras que la planta superior se limita a la nave central. El campanario, construido en 1734, sustituye al medieval.

    El interior tiene planta de cruz latina con tres naves y tiene tres capillas en la nave lateral derecha y tres en la izquierda. Las naves están separadas por columnas dóricas sostienen la cornisa sobre la que descansa la bóveda. El ambiente es típico franciscano, sin pompa o lujo, pero decorado con numerosas obras y monumentos funerarios que adornan los pilares y paredes.

    En la entrada se pueden ver dos monumentos funerarios del senador Tommaso Raggi y su esposa Ortensia Spinola, atribuidos a Jerome Luminoso que datan al siglo XVII. Respecto a las columnas, en la segunda a la izquierda se encuentra el monumento al ven. Innocenzo da Chiusa, fraile santo y gran místico, de G. B. Mola, mientras que en la segunda a la derecha se encuentra el monumento al predicador, místico y poeta Bartolomeo Cambi da Salutìo, con el retrato sobre lienzo, erigida por el Papa Benedicto XIV.

    El Altar Mayor, barroco de mármol policromado, es el arquitecto franciscano Padre Secondo de Roma (1746). En el centro se puede ver la estatua de madera de San Francisco en éxtasis con el apoyo de los ángeles, del escultor franciscano Padre Diego de Careri, que data de antes de 1660A ambos lados se pueden ver las dos estatuas en yeso, tambièn de Padre Secondo da Roma, raffiguranti la Fede e la Carità, que se remonta a 1751.
 

Capilla del Santo Crucifijo

    Realizado por el arquitecto Fontana, observamos el crucifijo en madera de fr.Angelo da Pietrafitta (siglo XVII) y los frescos de la bóveda y las ménsulas de fr. Emanuele da Como (después del 1701). Mientras que las ménsulas muestran algunos de los santos, la bóveda representa el Padre Eterno.

    En la pared izquierda se encuentra la tumba del Cardenal Michelangelo Ricci (post 1682) con busto atribuido a Domenico Guidi, mientras que, a la derecha está la tumba de Stefano Brandi.

    Debajo del altar, la urna de mármol gris, en 1695 se le dio el cuerpo de S. Clement, donado al iglesia por el obispo Pedro Lambertini

 

Capilla de San Juan de Capistrano

    Del arquitecto Carlo Fontana. El retablo, las pinturas en las paredes y los frescos de la bóveda son del boloñese Domenico Muratori (post 1749) y representan escenas de la vida de San Juan de Capistrano.

    En el altar se observa S. Juan de Capistrano en la batalla de Belgrado, en la pared derecha el Santo al asedio de Viena por los Turcos, mientras en la pared izquierda observamos la Predicación del Santo en Perugia y la destrucción de los instrumentos de vicio. En la bóveda está pintada gloria del Santo, mientras que en los lunetos se pueden admirar el Nacimiento y la Muerte.

 

 

Capilla de San José o de la Sagrada Familia

    Del arquitecto Giovanni corbelli (1686). El retablo del Santa Familia y el Padre Eterno es de Stefano Legnani o Legnanino (1685), mientras que los frescos en las paredes, las bóvedas y pechinas son de Giuseppe Passeri. En la pared derecha se puede admirar la huida de Egipto, mientras que a la izquierda el sueño de San José. En la bóveda el coro de los ángeles.

    Debajo del altar es la teca con el cuerpo de Santa Leonzia mártir, mientras que en la pared a la derecha hay la lápida de Simplicie Simplicie

Verecondie, o sea fr. Simplicio de S. Elía, mencionado en el manuscrito de Padre Lodovico de Modena como un hermano laico de la Provincia Romana Reformada OFM, vivido durante mucho tiempo en San Francesco a Ripa, donde murió el 23 de febrero 1656. En la vitrina de la izquierda podemos ver la estatua de madera de la Santísima Virgen María, Rrfugio de los pecadores.
 
Capilla de San Pedro de Alcantara o Rospigliosi-Pallavicini

    Del arquitecto Nicolás Michetti (1710). El retablo muestra San Pedro de Alcantara y S. Pascual Baylon en adoración eucarística y es, junto con medallones de la época, la obra de Giuseppe Bartolomeo Chiari. Los monumentos sepulcrales de la familia Rospigliosi-Pallavicini son de los hermanos Mazzuoli de Siena (1713).

     En la pared izquierda podemos ver el monumento sepulcral de Lázaro y Stefano Pallavicini, debido por la parte arquitectónica al Michetti, mientras que las estatuas de Fortaleza y la Justicia y los medallones con retratos de los difuntos son de Giuseppe Mazzuoli. En la pared derecha se encuentra el monumento de Maria Camila y Giovan Battista Rospigliosi, con las estatuas de la Caridad y la Prudencia y los bustos de los dos difuntos siempre realizado por el Mazzuoli. Por encima de las tumbas se puede ver el esqueleto de la Muerte en bronce, de Michele Garofolino.

    La capilla tiene una bóveda a pabellón cubierta de estucos dorados que enmarcan los escudos Pallavicini Rospigliosi y cuatro óvalos que representan alegorías de las virtudes; en el candil con marco formado por un rico adorno de flores se encuentra la Paloma del Espíritu Santo.

 

    Al final de la nave, junto a la capilla Pallavicini-Rospigliosi, se encuentra el altar de Santa Jacinta Marescotti, con la estatua de madera atribuida al Padre Diego de Careri (siglo XVIII), y dos columnas de mármoles africanos.

 

Capilla de Santa Anna o del Albertoni o Altieri

    Del arquitecto Giacomo Mola (1625). El retablo de Giovan Battista Gaulli dicho el Baciccia (1675) representa a Santa Ana, la Virgen y el Niño Jesús. La estatua yacente en mármol de Carrara, es la agonía de la Beata Ludovica Albertoni, de Gian Lorenzo Bernini (1675), la última obra que el gran escultor trabajada toda con su propia mano.

    En la pared de la derecha podemos ver un fresco de desconocido (1540) representante la Ludovica Santísima, que puede considerarse como la verdadera imagen de esta bendita, que vivió y operó en Roma entre 1473 y 1533, madre de los pobres y benefactora de los huérfanos, es Patrona de los hermanos terciarios del Ordien Franciscano Secular Romano y Compatrona de la ciudad de Roma.
    En la pared izquierda hay un fresco de Santa Chiara Los frescos de las ménsulas son de témpera de desconocido y representan las cuatro santas romanas Cecilia, Agnes, Francesca Romana e Ludovica Albertoni.

    La cúpula y la linterna reresentan un Coro jovial de ángeles, probablemente del Celio o de uno de sus alumnos.

    Además se pueden admirar en la Capilla la lapide di Ludovica Albertoni, la lápida de Ludovica Albertoni, en el suelo, delante de las gradas del altar; la balaustrada con el escudo de la Casa de Altieri, probablemente de 1702; un pequeño fresco de San Carlo Borromeo (siglo XVII) en la pared izquierda y sobre una inscripción de 1625 que recuerda la consulta del Senado que prescribìa cómo festivo el 31 de enero, día en que murió la Bendita.

     En el fondo de la nave izquierda se encuentra el altar de San Antonio de Padua, con la estatua de madera del siglo XVII por el padre Diego de Careri.

    A la derecha del altar de San Antonio se encuentra la tumba del obispo Luigi Maria Cardelli OFM, quien murió en 1868, con vista lateral del busto en bajorrelieve en mármol blanco.

 

Capilla de San Miguel Arcángel o de S. Carlo o de la Piedad o Mattei

    Esta capilla también se conoce como "de la Piedad", porque el retablo era la Piedad de Annibale Carracci, pintura donada por Lucrezia Paganica Mattei, que fue tomada por Napoleón en 1797, tras el armisticio con Pío VII y fue llevado al Louvre. Una copia de esta pintura está ahora en la puerta de la sacristía.  El retablo actual es una copia del S. Miguel Arcángel por Guido Reni, originalmente atribuida al Mallenghi (1660), ha sido reclamada por Anna Menichella a Carlo Cignani.

    

En la pared de la derecha podemos admirar el monumento del cardenal Orazio Mattei con busto de Lorenzo Ottoni (1687), mientras que a la izquierda el monumento de Laura Frangipani (después de 1635), esposa de Ludovico Mattei de Paganica por Francesco Peparelli y busto de Andrea Bolgi (1637).

    Los frescos en las lunetas que representan los milagros aprobados para la beatificación de San Carlo de Sezze y son obra del pintor romano Marcello Sozzi (1882).

    Bajo el altar se encuentra la urna de bronce que contiene el cuerpo de San Carlos de Sezze (sucesivo al 1670), fraile sencillo y humilde, apóstol de Trastevere, escritor de obras ascética, mística y espiritual, el Santo estigmatizado por la Eucaristía por haber recibido una herida en el corazón por un radio partido  de la Eucaristía mientras asistía a la Santa Misa

 

 
Capilla de la Anunciada

    El retablo es una tabla de Cecchino (Francesco) Salviati del 1535, que representa la Anunciación a María. La Capilla al principio del siglo XVII fue pintada por Giovan Battista Ricci de Novara, dijo el Navarro, con escenas de la vida de María, con los Profetas Mayores, con los cuatro Evangelistas y las Sibilas. La bóveda es una magnífica gloria del Eterno Padre. Bajo el piso se encuentran los restos mortales del Siervo de Dios P. Giuseppe Spoletini (1870-1951), que murió aquí en olor de santidad, famoso y buscado confesor.

    A la pared de la derecha, en la luneta está pintada la Visitación de la Virgen a Santa Isabel, y a las esquinas dos representaciones de la Sibila Cumana, en el centro hay una placa de mármol dedicada a Bernardina Rustica de Castellanis y a los lados los profetas Jeremías y Salomón.

    En vez, mirando a la pared izquierda, en la luneta podemos ver la Natividad de la Virgen y a las esquinas la Sibila Libia y la Sibila Ellespontica; en la parte central hay una placa que conmemora el decreto de indulgencia de Gregorio XV en 1622 y a los lados los profetas David e Isaías.

    En la pared del fondo, en la luneta sobre el altar y en las esquinas de la ventana podemos ver las Sibilas Lamia y Frigia.

 

Capilla de la Inmaculada Concepción

    De un arquitecto desconocido. El retablo de Martín de Vos (1560) muestra el privilegio de la Inmaculada Concepción de María. En la pared de la derecha podemos ver una pintura de Antonio della Cornia (siglo XVII) que representa la Asunción de la Virgen, en la pared izquierda una pintura de Simon Vouet (1614), que representa el nacimiento de la Virgen María. La bóveda es una cúpula con frescos que representan Padre, Hijo y la Paloma del Espíritu Santo, que coronan  Inmaculada en el resplandor de los ángeles. Las enjutas de la bóveda representan la sibilas Cumana, Frigia Libia y Delfica.

    La fuente bautismal del siglo XVII, en precioso mármol de Numidia, fue donada por el Papa Pío X en 1906, cuando la iglesia se convirtió en parroquia.

 

La Sacristía

    Por encima de la puerta de entrada de la sacristía hay una pintura de un artista desconocido del siglo XVI, que es una copia de la Piedad de Annibale Carracci    

    Al entrar en la sacristía, a la izquierda hay una puerta de hierro que conduce al Oratorio Orden Franciscano Secular, una habitación amueblada en el año 1973 para la reunión de las asociaciones. En el altar se encuentra el cuadro S. Elisabetta cura un enfermo (en la forma de Cristo) del 1837, probablemente de Octave Hauser.

     De la Sacristía se puede acceder al hostal de San Francisco, donde se encuentran las tumbas de la familia Anguillara: un Pandolfo en traje de terciario franciscano (Pandolfo II o su sobrino); el Conde Francisco, hijo de everso, con la armadura militar; finalmente, en la última aparecen Eleonora Anguillara Santacroce y Lucrezia Orsini de la Anguillara. En frente se puede admirar un hermoso crucifijo de madera del final del siglo XV, antes de que oraba la Bendida Ludovica Alberoni.

 

El Coro

    Es del arquitecto Honorio Longhi, y se remonta a 1608. La sillería de nogal son de los artesanos franciscanos, ebanistas del siglo XVII. El órgano de dos teclados con 26 registros reales es la obra de la empresa de Vincenzo Mascioni de Cuvio-Varese (1956).    

    En alto, en la pared sobre la puerta de paso a la sacristía, podemos ver una gran pintura que representa P. Salvatore Lilli de Capadocia, martirizado en Turquía en 1895. El trabajo se llevó a cabo en 1981 por el pintor Alberto De Rossi, probablemente en preparación para la beatificación del Papa Juan XXIII en 1982.

     En la pared a la derecha detrás del altar mayor hay una pintura de la Virgen en el trono con el Niño bendiciendo en sus rodillas, por un artista desconocido del siglo XIX. En la parte posterior del altar principal se encuentra un monograma eucarístico con rayos de oro, escudo franciscano en mármol negro y marco de mármol blanco (1746) y en un nicho con un pequeño crucifijo de bronce.

    En la pared derecha del Coro, antes de la salida hacia el convento, hay una placa en memoria del cardenal Lelio Biscia, clérigo de la Cámara Apostólica (construyó el coro por su propia cuenta, como se ha mencionado, en 1608) y debajo está su escudo en mármol blanco.

    En la pared encima de la puerta de salida del Coro podemos ver un tapiz por un artista desconocido de siglo XIII con la aparición de Jesús y la Virgen a San Francisco. Esta es la famosa visión de la Porciúncula.

 

Sepulturas y monumentos funerarios de la Iglesia

    La iglesia de S. Francesco a Ripa fue un rebuscado descanso despuès de la vida para muchos hombres ilustres, tanto clérigos como laicos, comenzando por el fundador Pandolfo de la Anguillara.

    La caridad asociada a la pobreza en los niños de St. Francisco, ya que estaba llena de gratitud a los benefactores, acogía siempre con benevolencia las peticiones de los que se les negaba la posibilidad de un lugar de descanso después de la muerte. En S. Francesco a Ripa existen, por lo tanto, las tumbas de las familias Della Rovere, Moroni, Ricci, Rospigliosi, Massimi, Vinciguerra, Conca, Baccelli, etc. se encuentra la tumba de los benefactores de los Frailes, del convento del Tercero Orden Franciscano, pero también está la fosa común, la de todos aquellos que deseaban ser enterrados allí.